Mole y Margaritas en la Clase de Cocina en El Pueblito, Mayakoba

Juanita Rodriguez Juanita Rodriguez 06-07-2019

Desde hace algún tiempo, se ha dicho por ahí que las clases de cocina en Mayakoba son tres horas de delicia diversión. ¡Así que cuando vi en el programa que la Chef Karla estaría dando una clase de como cocinar el platillo más complejo y saborido de la cocina mexicana, no dude en inscribirme!

El origen de este complejo platillo mexicano sigue siendo un misterio. Pero hay una leyenda que data de la época colonial que dice que las monjas de un convento en Puebla recibieron la inesperada visita del Arzobispo. Agobiadas porque no sabían que servirle, rezaron por inspiración y un ángel se apareció, guiándolas en cortar, picar y combinar elementos al azar que ya tenían en la cocina como nueces, chile, pan y chocolate. El arzobispo quedo impresionado y la receta se convirtió en un platillo nacional mexicano.

¡El Mole, una rica y ligeramente picosa salsa especita servida sobre pollo, tiene una extensa lista de ingredientes exquisitos como el chocolate! No soy el Iron Chef, pero mi razonamiento fue: ¿qué tan malo podría quedar si hay chocolate implicado?

 

Al entrar a la hermosa cocina industrial de azulejos mexicanos, fuimos recibidos por dos amables ayudantes/meseros que nos ofrecieron asiento y un coctel de bienvenida. El menú de bebidas incluía una selección de maracuyá, guanábana o tamarindo con un toque de tequila. Soy fan de sabores exóticos, pero decidí quedarme con la guanábana y estaba fabulosa.

Compañeros de Monterrey, Polonia y Estados Unidos estuvieron en la misma clase con mi amiga y yo. Aunque la Chef ejecutiva del Mayakoba Karla Enciso habla también italiano y francés, solamente Ingles y su nativo español fueron requeridos para esta clase en particular.

Esta cocina gourmet tiene el espacio necesario para una clase de al menos nueve estudiantes. ¡Estaba ya bien organizada con todos los ingredientes proporcionados y cuantificados y lo mejor que fue no tuvimos que limpiar al final!

Comenzamos preparando cuatro tipos de chiles secos diferentes, friéndolos en manteca y después hirviéndolos en caldo de pollo antes de mezclarlos en la licuadora. Salteamos nueces, semillas de calabaza y sésamo con especies aromáticas como anís, clavo y tomillo, luego las licuamos con un poco de caldo.

 

Llenamos Una Hermosa olla de barro con tomate verde, cebolla, jitomate, ajo y una manzana verde en rodajas (que usamos como sustituto de plátano). Después de dorar este bonche de ingredientes, agregamos una cucharada de caldo de pollo y una tortilla tostada. La chef Karla nos explicó que la tortilla tostada produce un efecto similar al del carbón que ayuda a activar la digestión.

Aprendimos que, así como el chocolate, la licuadora siempre debe de estar cerca de ti cuando estas preparando mole. Salteamos y mezclamos hasta que nos quedaron tres salsas espesas que combinamos en otra olla y agitamos suavemente a fuego lento por media hora. Karla revelo que el secreto de un mole rico y sabroso es cocinarlo lento y estarlo moviendo todo el tiempo que sea posible. Se dice que algunos chefs mueven el mole durante dos horas al día durante casi una semana completa antes de servirlo, lo que le permite espesar la salsa y exponer deliciosos sabores.

Sorbimos nuestros cocteles mientras continuamos moviendo la obscura salsa de mole de color rojo tostado. En seguida agregamos el chocolate, el cual ya molimos previamente por turnos a mitad de la clase. Hicimos pruebas de sabor periódicas, durante las cuales agregamos un poquito más de sal, una pizca de azúcar y una segunda ronda de rico chocolate. La Chef Karla menciono que un gran mole debe reconocer una fusión perfecta de sabores: lo salado, lo dulce y lo picante debe ser totalmente detectado, resultando en una mezcla rica y única.

Una vez que la aromática salsa estuvo lista, agregamos pechuga de pollo pre cocido. Y en otra exquisita olla pintada a mano, freímos una taza de arroz blanco, al cual le fuimos agregando agua con una pizca de cilantro, chicharos, zanahorias en trocitos y sal. Y así lo dejamos terminar de cocerse al vapor hasta que se cocinó.

Finalmente llegó el momento de probar nuestra deliciosa creación, que adornamos con cilantro y una pizca de semillas de ajonjolí. La Chef Karla sirvió una botella de Vino tinto mexicana para acompañar nuestros alimentos. Nuestras papilas gustativas ovacionaron el platillo de pie y nadie dejo ni un solo grano de arroz en su plato.

¡En resumen, la experiencia culinaria en El Pueblito fue un 10 rotundo, y no, no es solo el tequila hablando! Nuestra experimentada anfitriona fue muy amable y me otorgo la confianza de creer que realmente soy capaz de cocinar exitosamente este sofisticado platillo.

Hay clases semanales en la pintoresca villa de El Pueblito de Mayakoba. La Chef Karla promueve con pasión la cocina mexicana, pero tiene apertura en sus clases a diferentes menús como comida Thai, francesa o italiana bajo petición. Karla perfecciono sus habilidades culinarias en el sur de Francia y se unió al grupo Mayakoba a principios del 2007.

Para agendarte en próximas clases o reservar clases privadas para 2 o 20 personas, puedes contactar El Pueblito a través de su página de Facebook o llamar directamente a Karla al (998) 214-3402.

Si eres huésped de BRIC Vacation Rentals y estas interesado en tomar una de estas entretenidas clases culturales, avisa a tu ambassador personal. Nuestro equipo estará contento en asistirte agendándote un día memorable con la Chef Karla. ¡Salud!